De todos es conocida la fuerza que tienen las recomendaciones en todos los ámbitos, pero sobre todo en el laboral. Es común que, a través de referencias, sea más fácil encontrar un trabajo e, incluso, cambiar de empleo.

Son los compañeros, los antiguos jefes, los responsables de área, etc., los que mejor pueden avalar la forma de trabajar y la experiencia profesional de una persona. Viniendo de ellos, el Curriculum Vitae de alguien adquiere un poder mayor frente a otros candidatos que no cuentan con esas recomendaciones.

Es por esa razón por la que LinkedIn ha querido facilitar este aspecto a sus usuarios añadiendo esta funcionalidad y así mejorar y hacer más fácil la búsqueda de trabajo.

Son tres sencillos pasos los que se han de seguir para solicitar estas referencias:

  • En primer lugar, hay que buscar el empleoen cuestión. Gracias a los nuevos filtros de LinkedIn podremos buscar un trabajo dentro de nuestra red de contactos, área geográfica, industria, etc.
  • Cuando encontremos un empleo con un contacto en común, esto es importante, podremos utilizar el botón “solicita una recomendación “.
  • Al hacer clic en ese botón, aparecerá una ventana con un mensaje predeterminado para solicitar la recomendación que necesitamos. Este mensaje se puede personalizar. Además, si hay varias personas de nuestra red de contactos para la misma oferta de trabajo, debemos seleccionar a las que deseemos enviar ese mensaje de solicitud.

La propia red social, además de facilitar la búsqueda de trabajo, ofrece unos consejos muy útiles para que la solicitud de recomendaciones sea aún mejor:

  • Personalizar el mensaje. Lo impersonal cada vez tira más para atrás y casi se agradece que alguien se tome su tiempo para redactar un mensaje dirigido al receptor.  Así, si es posible y se tiene tiempo, es mejor redactar un mensaje personalizado.
  • Conectar con el receptor. Puede darse el caso de que se necesite la recomendación de alguien con el que hace mucho tiempo no se tiene contacto o, incluso, no se tenga mucha relación.
    • Si se está ante el primer caso: LinkedInrecomienda recordar cómo o dónde se conocieron o resaltar las cosas que tienen en común. Es una buena forma de romper el hielo. Si se puede relacionarlo con el trabajo mucho mejor para enlazar con el objetivo del mensaje, que es la recomendación.
    • Si se está ante el segundo caso: LinkedInaconseja que indiquemos la necesidad de la recomendación y demos las razones por las que pensamos que seríamos el mejor candidato. Es recomendable que el mensaje no sea demasiado extenso, así que resalta lo que consideres más importante.
  • Cuando recibas la recomendación y, sobre todo, si conseguís el puesto de trabajo, no olvides agradecer esas referencias.