Conocer en detalle las características de un producto, averiguar qué otras opciones existen aunque no estén exhibidas en el local; si es una prenda, probársela virtualmente para saber cómo nos queda, hacer preguntas a un representante de la marca con respuestas en el acto y, si nos convence, comprarla pagándola con un simple pestañeo.  Suena futurista, pero es de estricta actualidad: MasterCard ya lo puso al alcance de los retailers y el sector lo ve como la próxima gran revolución que borrará definitivamente las fronteras entre el comercio real y el virtual.

Fue el lanzamiento estrella del megaevento Money 20/20 celebrado en Las Vegas y se lo conoce como Masterpass: Saks Fifth Avenue ha sido el primero en trabajar para su implementación. El mix de tecnologías incluye las representaciones digitales de los artículos que son enfocados por el teléfono, obtener información detallada sobre ellos, ver todas las alternativas y opciones que existen aunque no estén disponibles en el punto de venta, e incluso tener acceso a consultas y recomendaciones instantáneas. Pagarlo es más sencillo aún: sólo hay que elegir una tarjeta habilitada con el sistema Masterpass y autenticar el pago acercando el iris del ojo a la pantalla.

“En Mastercard, estamos viendo grandes cambios en la forma en que se lleva a cabo el comercio, ya que las personas llevan estilos de vida digitales cada vez más conectados”, afirmó Sherri Haymond, VP de Digital Partnerships en Mastercard.  “A medida que los mundos físico y digital se fusionan, trabajamos en el desarrollo de soluciones que brinden a los comercios la capacidad de aceptar pagos en todas las plataformas tecnológicas posibles: en la tienda, en la aplicación, en línea y en AR y VR: es una forma de acompañar las maneras como la gente experimentará las compras y pagos en el futuro”, concluyó.

Muchas empresas han hecho uso de las ventajas realidad virtual empezando por compañías como IKEA y Wayfair que permiten descubrir cómo quedarían instalados en el hogar los muebles que venden en sus locales e incluso se puede probar digitalmente los colores de las pinturas en las paredes sin tener que aplicarla. Muchos minoristas utilizan las aplicaciones orientadas al consumidor que permiten probar virtualmente la ropa, el maquillaje y los accesorios: la compañía Memomi ha lanzado una línea de espejos inteligentes enfocados en esta clase de utilización. Neiman Marcus ya permite probar la ropa sin necesidad de ponérsela, Sephora tiene una aplicación de maquillaje virtual y la marca Jura permite probar distintos modelos de relojes virtuales en la muñeca del comprador. Los beneficios para el retail no son menores: no sólo permiten que los compradores se sientan seguros ante la decisión de compra, sino que además estas tecnologías permiten reducir enormemente la tasa de retorno, cambio o devolución ante errores en las compras.

Ya hay productos alimenticios como especias o aceites gourmet que en sus envases muestran a través de realidad virtual formas de usar el producto, recetas o ideas que enriquecen la experiencia de uso  y se están convirtiendo en activos impulsores de la venta.

En el joint venture se unieron MasterCard, la firma Qualcomm (proveedora de la tecnología de reconocimiento de iris) y la tienda Saks. Los socios diseñaron una experiencia para inspirar a las marcas y los minoristas a idear nuevas formas de mejorar la experiencia de compra en la tienda. Parte de esto busca impulsar las ventas entregando contenido e información adicional durante el proceso de compra.

MasterCard apuesta a AR para “remodelar el entorno minorista, haciéndolo más inmersivo y eficiente”. Ralph Osterhout, fundador y CEO de ODG, dijo en el comunicado: “Esta solución muestra la naturaleza transformadora de la realidad aumentada en el espacio minorista”. Michael Miebach, director de producto en MasterCard, explicó las ambiciones de la compañía por impactar “en la vida de los menos bancarizados”.

Además, la compañía acaba de lanzar “MasterCard Consumer Control”, que permite a los usuarios rastrear sus credenciales de tarjetas digitales. “La solución proporciona a los consumidores una vista central de dónde se almacenan sus tarjetas en todos los canales digitales, así como la capacidad de controlar cómo, cuándo y dónde se usan esas tarjetas”.

Jessica Turner, VP de Digital Payments en MasterCard, comentó: “los titulares de tarjetas tienen cada vez más opciones para habilitar nuevos tipos de dispositivos para el pago y para pagar de nuevas formas en línea y en la aplicación. En nuestro compromiso de ofrecer soluciones centradas en el consumidor, MasterCard presenta herramientas que le darán al consumidor control directo para administrar el gasto en todos los canales digitales, haciendo todo desde su aplicación de banca móvil o sitio web”.

Fuente: www.brandsmkt.com