Tras un mal arranque en enero, con fuertes caídas de los principales indicadores, y luego de un 2017 en el que el sector dio muestras de estancamiento, febrero ratificó que la industria automotriz está ante un cambio de tendencia.

El mes pasado, la producción nacional de vehículos superó las 39.000 unidades, lo que implicó un fuerte salto de casi 63% respecto del mismo lapso de 2017.

De esta manera, con el parcial de febrero, el sector completó el primer bimestre con un total cercano a los 61.000 automóviles y utilitarios producidos, lo que arrojó un crecimiento del 20% en su comparación con igual período del año pasado.

En paralelo, el sector exportó más de 19.200 vehículos, registrando así un incremento interanual cercano al 49%

Si se consideran los dos primeros meses del año, la industria ya despachó al exterior más de 29.600 unidades, un 31% más que en enero y febrero de 2017. 

Cabe destacar que, si bien el Gobierno viene buscando diversificar las exportaciones hacia nuevos mercados, Brasil sigue siendo la principal economía capaz de darle empuje a la industria automotriz nacional.

De hecho, la reactivación que se dio en febrero estuvo íntimamente ligada a la mayor demanda brasileña: en el primer bimestre se colocaron en ese mercado 20.522 vehículos, un 52% más que en igual período de 2017.

En total, implicó un aumento de 7.070 unidades, mientras que, si se considera el resto de los países, el saldo fue negativo. Esto implica que las exportaciones sólo crecieron gracias al poderío de Brasil.

 

Fuente: www.iprofesional.com